Les Larmes du Méprisé...

En lo mas profundo de mi corazón...

Y después de todo solo nos quedaba, nos quedaba la lúgubre tarea de seguir siendo dignos, de seguir viviendo con la vana esperanza de que el olvido no nos olvide demasiado...

2015-01-14


Hoy pienso que no eres real. La distancia y el nunca haber visto la profundidad de tus ojos, de sentir la calidez de tu abrazo hacen que parezcas una ilusión. Sin embargo lo que me haces sentir es lo más real que alguna vez he sentido.
Tú tan alegre y yo tan triste. Tú rodeado de gente, yo tan sola.
Hay lágrimas al borde del precipicio. Siento algo tan frágil en el corazón, tan frágil que con cada latido parece que está a punto de derrumbarse.
Me voy a quedar con las ganas de fundirme en ti, de cuidarte y mimarte mientras duermes.
Estas aquí y a la vez tan lejos. ¿Sientes el frio entre estos metros de distancia?
En tus ojos brillan otras ilusiones. En mis ojos brilla el vacio.
Siento que te pierdo… ya luche con todas mis fuerzas, pero tú no lo aprecias. Estoy cansada, no si resistiré la batalla.

Solo sé que lo que fue ya no será.

2014-12-18

Valiente❤

Ya caía el atardecer cuando decidí salir a caminar por el bosque, escondido por los arboles había un campo lleno de flores. Era un lugar hermoso.
Esa rutina de soñar bajo el cielo magenta y poder ver poco a poco las estrellas hacia mis días más interesantes.
Cuando observabas alrededor casi podías sentir el chisporrotear de la magia en la piel y olor de la naturaleza calmaba a las almas tristes.  Era una lástima que nadie más pudiera sentir esta paz. O comprenderla.
En ese paisaje que quita el aliento casi desaparecía mi vacío.
Escuchaba los sonidos nocturnos, el grillo triste por su sueño perdido todas las noches vuelve con su melancólico canto, y el trino de los pájaros buscando su confortable rama, su arrullo envolviendo mi corazón.
Esa pequeña libreta apretada entre mis brazos guardaba un poco de mi alma y de mi esencia, y este lugar era perfecto para poder escribir y llenar las hojas con esas historias que inventaba, a veces hacia algunos dibujos de cada historia.
Y con el viento suave acariciando por mis cabellos me sentí más fuerte, más valiente. Las cosas estos últimos meses no salieron muy bien para mí. Pero eso no me importa yo me esforcé hasta el final, lo di todo de mi. Y no me arrepiento. No me arrepentiré  nunca por ser valiente.

Ahora solo tenía que seguir con esa fuerza aun quedaban muchas cosas por venir, quizás algún día les pueda contar con todo detalle sin sentir algo que duele en el corazón.